viernes, 21 de agosto de 2009

Tonta cordura


Siempre me redimes...

y desgranas halagos que, en desmedida,

buscas con afanes nuevos.

Caducan los silencios ...

Abdica mi alma en la reticencia

de mostrar el gesto del aura enamorada.

Insisto en engañar a tu mirada

que configura ensueños

y se desdice.

Quedan entre labios,

palabras anestesiadas

que desasosiegan sueños.

Son leves, sutiles, engañosas,

por cubrir un espacio

y añejar algo más

de nuestra tonta cordura.

¡Bello y santo será el encuentro

en que tu corazón y el alma mía,

descubran la vida oculta

de sentimientos compartidos

en febril espera!

Y caiga cuajado de rocío

el blanco velo de tu pasión

y mi total locura,

nacidos en una lejana primavera...




¡Hay algo más allá....!


Hay algo más allá de tus sueños...

Hay algo más de tu anhelo de aventura

que muere en el silencio, por tu empeño

y cargas en tu espalda con ternura.


Alientas como la brisa y calmas

el fuego del corazón doliente,

cuando regalas alegría de alma

con el cante de la rumba ardiente.


La valía de tu porte se disuelve

si descubres de alguien, dependencia.

En irónica estrategia te resuelves

y caes en angustia y resistencia.


¡Hay algo más allá de tu aventura

que carga tu espalda con silencios...!

¡Alma!



Fuente de donde proceden

los valores

que permanecen...




¡Es bueno recordarles palabras

de Xavier Bóveda...



"En lo efímero,

en la medusa,

en la orquídea...

muestra el mundo su prodigio..."



JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.