sábado, 1 de mayo de 2010

¡Cambiar...!


Quiero abrirme paso
hacia un nuevo camino.
Con mil sueños latentes...
por distinto destino.

Quiero  que se dilate
mi vena y sea testigo
de un vigor en torrente
que defienda mi sino.

Quiero mi esencia transcurriendo
sin cansancio indeciso,
hacia  olvidado  sendero
de  sol  amanecido.

Tu mirada en mis ojos
y el corazón henchido.

"...Quisiera cazar crepúsculos..."


"...Quisiera cazar crepúsculos..."
al decir de Cortázar.
A veces recuerdo su palabra
cuando me agita la nostalgia.
Tardes románticas ...
a pino  perfumadas,
cuando en la Patagonia,
el viento, resume las espaldas.
Tardes que anclan  perennes
mis pestañas,
en horizonte mágico
de alamedas doradas.
Y entonces me sorprende
tan verde  "su" mirada,
que sueño estar muy juntos...
Traviesa cae mi lágrima.

Seguiré...




Si la decapitada cabeza

de Orfeo,

permaneció cantando

aún lejana de su cuerpo;

de mí,

mis manos separadas,

seguirán escribiendo en cada noche

de insomnio.

En cada tarde de otoño.

En cada mesa de bar, apartada

Cada vez que la impronta

me sorprenda ansiosa de decirme,

cuando ya nadie me escuche.

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.