domingo, 6 de febrero de 2011

SANIDAD

TU PRESENCIA
hila
la luz de mis días
ante la mirada confesa
de TU amor.
Aprendí a reconciliarme
con mis errores,
porque me sostiene
la fuerza de tu razón.
Y entonces, transcurrir,
es áspera suavidad
que dice que  reconocerme  imperfecta
¡YA ES CRECER!

¿Cómo decirlo...? mi dulce SEÑOR.

...soberbia fuera si dijera
que el llanto ,
en noches tan oscuras,
no sirve a mi angustia de almohada.
Injusta fuera si dijera
que el alma
no se siente más bella y  calma,
al saber que me  acaricia TU MIRADA.

¡Hoy vuelvo presurosa...!

Les traigo nuevamente, mi alma envuelta en palabras que fluyen... y las dejo... aunque no sean tan lindas como quisiera...La vida golpea mi puerta , asiduamente, pero sé segura que DIOS ME AMA y sigo caminando este sendero que algún día traerá paz, no lo dudo.En este peregrinar, aprendemos ...la otra es LA VIDA.
Y así empiezo:
Desde el Árbol Cristocéntricoel fuego crepitante
purifica y es misterio.
El Espíritu en sus lenguas
establece LO CONCRETO:
¡Quemar por fuera y por dentro,
sólo eso te torna perfecto!

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.