sábado, 8 de diciembre de 2012

FASCINADA





Se dice en zumbidos el viento.
Acerca vida, rumores.
La lluvia besa mis mejillas.
Camino apacible.
Como heroína de leyendas
guardo en mis alforjas
un pretérito feliz.
Crece el alma en recuerdos,
se ensancha el sentimiento etéreo.
"UN CLAROR CELESTE
DE LA TARDE, ILUMINA TODO"
al decir de GABO.
Promete espléndido amanecer.
Camino bajo la lluvia
y en gratitud divina
me empapo de fascinación.

Sería hermoso que todos gozáramos también de la lluvia, no sólo del sol...
"CUANDO LA FUERZA DE LA NATURALEZA SE SUMA A LA SABIDURÍA DEL TIEMPO, SE ALCANZA LA NOBLEZA"

Prende tu luz por pequeña que sea...



Prende tu luz
que viene NOCHEBUENA.
LLeva tu mensaje a las almas quedas.
Ellas no lo saben,
ellas ni lo piensan:
¡JESÚS VIENE AL MUNDO
POR LA VIDA NUEVA!
Ábreles los ojos.
Cámbiales el alma.
Muéstrales la vida
que la LUZ proclama.
Préndete hermana
que JESÚS
nos llama.
Él vendrá al alba.
¡Hazle tu pesebre!
Sorpréndelo...
¡ÉL TE AMA!





¿Cómo vemos?¿contemplamos o pasamos?


Los caminos del mundo son todos iguales. 
Lo que los hace diferentes,
es el caminante que pasa por ellos,
 con todas sus particulares vivencias y virtudes, 
defectos y miserias, humor y mirada...




JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.