jueves, 16 de julio de 2009

Espera



En el sofá, mi espera desolada.

De soñarte mucho, aún despierta.

Soñar que veo abrir la puerta

y llegas alegre, imagen adorada.


¡Me encanta la vida así, callada...!

como el piano en su rincón, sin tu concierto.

El teclado, con pana recubierto,

que espera por tus manos ser tocado.

Resolución



Era su vida fino engarce de perlas,


así, día a día,


unida a su eterna angustia


de no encontrarse, de sentirse inútil,


triste, desconocida.


Una mañana se decidió:


Pensó en los demás,


nunca había hecho


nada por nadie.


Se lanzó al peregrinaje


casi muerta,


ebria de soledad


bajo el poder de la tiniebla intensa.


Tiniebla en la que estuvo oculta


por años.




Hubo pasadizos de piedras,


hubo espinas y vados,


le asombró la verde llanura


y decidió un descanso.


El camino fue largo


la gente la observaba.




De pronto,


algo celestial turbó su atención.


Sintió el lugar,


como "elegido por Dios"


para ella. Quedó en contemplación...


Anhelo impulsivo, cercana sensación.


Fragancia refrescante, mentolada,


huella balsámica de aromas


cítricos y herbáceos, especiados.


Mucho misterio.


¿Protección? así lo sentía...


Se imaginó como hiedra


por la tapia sostenida, bella,


fecunda, solidaria.


Aroma de corazón maderoso, nobleza inmune.


Minuta de violetas, sándalo, jazmín,orquídea...


inclusión, optimismo, bondad


¡un dejo de dulce algarabía!


Y recordó haber oído muchas veces que,


donde está la Virgen,


hay fragancias maravillosas.


Y se sintió protagonista de un milagro.


¿Leyenda? ¿audacia, placidez?


No pudo discernirlo.


__¿Qué es, Señor? __ preguntó.




¡EL CIELO ANDABA EN LA TIERRA!


¡ERA EL AMOR PEREGRINO!


Una estrella cercana, ¿tanta calma?


tanta paz...sin dudarlo dijo:


__¡SOLO EL!


Entonces sí, descansó su alma


encontró el CAMINO, esa mañana...


Uno se despide, insensiblemente....

"Uno se despide, insensiblemente,

de pequeñas cosas;

lo mismo que un árbol,

en tiempo de otoño

muere por sus hojas...

...uno vuelve siempre a esos viejos sitios,

donde amó la vida

y entonces comprende

cómo están de ausentes

las cosas queridas...

...esas cosas simples,

que quedan doliendo

en el corazón..."


de Armando Tejada Gómez



Y ¿saben?creo que jamás

nos despedimos "insensiblemente"

de ninguna cosa.

Somos muy egocéntricos

y nos duele desprendernos de todo.

Pero sí creo que "lo mismo que un árbol

que en tiempo de otoño..."

porque ese árbol,

sigue cual caldera interior

en continua ebullición,

para explotar en flores

al recibir la primavera.

Así somos. Todo queda

sellado a fuego, dentro del alma.

y sale al aire cuando el oxígeno

de la vida, se nos niega.

Y volvemos a esos viejos sitios,claro...

Porque...

Suena a dulzuras,

a redención.

A mecernos nuevamente

en el seno materno.

A prodigarnos ternura.

Emoción profunda, sencilla, pura.

Hilo sutil

que escribe en la memoria

momentos sublimes.

Mitiga agonías.Sosiega.

¡Calma, sana, sana, sana....!


Inútil padecer


Agua de manantial mi soliloquio

que anega el pinar sonoro

de tu amor mentido.

Sobre la hierba florecida

me he tendido

a despreciar tu falta de decoro.

¡Qué frágil fue tu honor,

qué poco digno!

Ayer era "la única", perfecta y elegida.

Hoy me olvidas en un recodo

además de "haberte padecido".

Y... son escasos...

Un yo, amigo del silencio.

¡Enigma del silencio!

como bomba que jamás estalla...

Palabras sueltas, inteligentes.

Casi imperturbable.

Sonrisa mansa, voz serena.

Si le bajara el volumen

desnudaría su ética:

gestos suaves, cálidos.

Se apropia de la admiración

de quien lo contemple.

Ensalza valores

en umbral heroico.

Glamorosa sencillez

en un mundo tan complicado...

Agua santa



Cada mañana, corre las tres cuadras


que separan su casa del mar.


Y en él, goza, empapa primero


sus manecitas en el agua,


luego su cara, sus cabellos


y así termina, íntegramente mojado.


Entonces da gritos de alegría,saltos,


y danza hasta caer exhausto


en la arena, donde se revuelca


mientras su carcajada se escucha


desde lejos. Es casi un rito.


Le gusta andar por las calles


buscando charcos


y cuando los encuentra,


flexiona sus piernitas, se mira reflejado


en ese pequeño espejo


y le brota la sonrisa más tierna.


En su casa,cuando toma agua


queda estupefacto mirando


el fondo de la copa, como buscando quién sabe qué misterio.


La lluvia le encanta. Aunque haga frío sale a la calle y baila hasta cansarse.


Luego, corre a bañarse y queda bajo la duche largo rato, lo que le cuesta serias reprimendas. Se abriga y acurruca en el sofé, en postura pueril.


A veces, hasta de su llanto bebe las lágrimas. Las deja deslizar por sus mejillas y se las toma, en gesto compulsivo, como si comiera chocolate, lo que provoca risas en la familia.


Es que Lucianito fue "REGALADO" al nacer.


Sintió la desgarradora separación de su madre. Desde entonces, desea volver a la tibieza única del "agua de la vida". También desde entonces, vive muriendo en cada despedida.


¡Doloroso despojo. Cuajado amor!

Menú


Sobre el plato

dos cubiertos...

Y la saciedad

del alma sola.

Mordisquea brotes

de caricias idas,

como único manjar.

El premio del cielo

Sinuosos bordes de menta y melisa

ramilletes de lavandas y clivias,

se concretan en la cabaña

amplia, luminosa.

Dorado respiro de paz.

Tinajas con flores.

Y la hierba fresca y muy verde

receptora de juegos infantiles.

Azahares,

endulzan la copla

que el niño devela entre arpegios

de guitarra,

en elogio sutil de su remanso.

El aire hilvana soledades,

ilumina senderos y rostros

que entonan en armonía cordillerana.

¡Respiro profundo...acá sí se vive la VIDA!

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.