viernes, 16 de julio de 2010

A Gloria von Mendé de Bertero

¡Toda
 humanidad!
¡Toda humildad!
En los últimos suspiros
has "puesto  en valor"
a todas las que te hemos admirado,
seguido, recibido tus consejos...
¡Bendita solidaridad la tuya!
¡No dejas un vacío!
dejas una cima radiante
de sabias  y sensibles vivencias.
¡Gracias Gloria!
Descansa en paz, querida.

Para vos, Leli...


¡TANTAS VECES REPETÍ...
¡Préndete a mi andar, amiga!
Juntas descubriremos la belleza del cosmos
que no pudiste gozar
en tus días .
Juntas,  te contaré de la FE,
don supremo  que regala Dios
a quienes decidimos seguirlo .
Juntas, te demostraré que la vida
no era toda estafa ,
como te la han hecho vivir.
Es la vida SIMPLE la más valiosa.
La de sentarnos a almorzar juntas,
sin apuros ni miedos.
La de tomar mates
debajo de uno de los corpulentos árboles
de nuestro parque de la Agricultura.
Compartir un asado,
hecho con amor, lentamente,
para reunirnos cerca del asador
y disfrutar del aroma 
que tanto amamos los argentinos.
Mientras degustamos fiambres y quesos,
aceitunas y maníes, pan fresco, crocante
con un aperitivo de hierbas...sano...
Pedirle al sol
que tueste  nuestros rostros
para  recordar el verano
que tanto nos gusta.
¡Siempre  intenté sacarte de ese infierno!
¡No alcancé!
¡Qué pena , hermana,
qué pena tu abrupta ausencia...!
¡SÓLO ME ALIENTA SABER
QUE ESTÁS MUY JUNTITA AL MÁS JUSTO,
ahora sabrás cuánto has sembrado,
porque sólo ÉL sabrá recompensarte! 
¡LO DISTE TODO, TODO, por amor!
Olvidaste que la caridad bien entendida
empieza por casa...sé feliz,
¡AHORA SÍ PODRÁS LOGRARLO!

Hola mis queridos amigos seguidores!

                   En la  vida, a cada instante hacemos elecciones.
Y me tocó elegir una prioridad suprema.
Por eso he faltado dos meses de mis páginas.
Hoy todo vuelve a su carril.
¡Gracias a Dios y a María!
Deseo me disculpen y vuelvan a acompañarme.
¡Un gran abrazo! Elda


JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.