martes, 23 de marzo de 2010

Para Kelita, que no ama el otoño como yo...¡Consuélate!...

  "...Pero la tenue esmeralda de los helechos,
como niebla dura,
murió diez veces desde entonces,
en cada tenso invierno,
en los jardines de Gales
¡Y por diez veces, fénix, frágil,
renació...! "

Las palabras célebres son de Dylan Thomas.

¡Muy Feliz Otoño, amigos!


Sólo Dios sabe...
cómo se vuelven oro , el cielo,
el mar y las arenas.
Sólo Él logra,
que el alma se obstine en ser serena,
cuando después de  disfrutar el estío
cae  ante el relente
de  SU Paz Suprema.



JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.