domingo, 12 de julio de 2009

A DESTIEMPO


Llegué a la vida

como quien

en una isla solitaria,

llega corriendo

cuando el barco salvador

está zarpando.

Y de ahí en más...

¡siempre a destiempo!

Hasta con la premura

de quien llega a un baile

cuando ni el salón está dispuesto.

Entonces me dije:

___Buscaré declives leves

para que la vida no me tome el tiempo.


A mi rutina de serenidad confesa

casi a pique, como por un tobogán, cayó él,

reafirmando la ley del universo.

Nos miramos azorados, tiesos. Reímos.

Y quedamos juntos. Y fue para siempre.

¡Ahí estaba el secreto:

tenía en la vida un corazón gemelo!

Para Alejandro


Salgo de madre como el río

cuando en dulce desvarío oigo tu voz.

Y me pierdo en su remanso

cual la playa

que en su descanso besa el mar,

cuando escucho tu guitarra

y en tu canto o en su llanto ¡me nombrás!

Injusticia



Toca el timbre.

La puerta se abre.

Tiende su manecita sucia,

y sus párpados,

de vergüenza agacha.

Tiembla su voz...

pide comida casi en un susurro.

El corazón se le escarcha.

Se le escarcha de vergüenza ajena

¡porque hasta ella

se avergüenza de su pena!

Amigos




Amigo, amiga,

que siembras mi camino

con miguitas de luz.

Sonrisa que arrulla mi llanto.

Palabra que despierta mi esperanza.

Paso ágil transformando mi cansancio.

Dulce consejo silenciando mi mente

siempre tu compañía es complaciente.

llegas en el momento justo.

logras que mis suspiros se conviertan en melodías

Eres como un pastel de frutas frescas

que borra mi amargura.

En el mar de tus plegarias

botas mi barca cada día

y así emprendo el camino

con mayor soltura.

Eres aurora de rocío que lava mi llanto.

Presencia dorada que escribe mis días

con una plumita de paz

y deja recuerdos imborrables.

Calmo bostezo de silencio que acompaña.

Hamaca de sonrisas que renueva el alma inquieta.

Mano fuerte en el vaivén de la vida.

Brisa marina aventando ideales.

¡Siempre juntos, siempre felices, mil gracias!

Añoranza


La primavera invita

y en descuidado paso llego al parque.

Rodeo al pino azul en un gran abrazo.

Apoyo mi cabeza en su tronco.

la ebullición de su savia

se transfunde en mi alma.

Tantas veces estuvimos juntos, amor,

admirando el lugar...

Yo, con loca algarabía

y tú con esa nostalgia

que siempre tenías

a corazón abierto

y jamás supe entender.

Hoy estoy sola en el parque.

Sabe Dios de tu tormento.

Pero te extraño...estoy...y tú no.

¿Ignorante y/o desagradecido?

Visitábamos una de las estacias

más imponentes de Santa Cruz.

La inmensa pradera se enorgullecía

de ser el marco verde, junto a las araucarias,

los abetos y alerces.

El reconocido lago, azul propotente

por el polvillo abrasivo del glacial,

donaba "placidez de lago en calma"

(como citara el poeta).

Nos acercamos a él por el muelle

de maderas pesadas, que sumaban belleza autóctona.

Dos hombres sobre una lancha,

nos ofrecieron dar un paseo. Todos el grupo aceptó con placer.

Uno de ellos, mapuche, nos contaba su alegría de vivir en ese edén: "...cada terrón de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada hoja reluciente de pino, cada playa arenosa, cada velo de neblina en la oscura selva, cada claro del bosque y cada insecto que zumba, son sagrados en las tradiciones y en la conciencia de los mapuches..."(1)

Al rato, se acerca al contingente el otro joven. Y cuando le preguntamos algo de su vida, respondió:

___¡Y sí...llevo una vida aburrida desde hace unos años en este desolado campo, vida desgraciada, no más..."


Sólo nos miramos... las palabras huelgan...


Elda Mazzelli


(1) Extraídas palabras de la famosa carta que dirigió el cacique Seattle al gobernador Washington Isaac Stevens en 1856, cuando éste último quiso comprarle tierras.

Soneto 93 - Pablo Neftalí Neruda



"...Si alguna vez tu pecho se detiene,

si algo de ja de andar

ardiendo por tus venas,
si tu voz en tu boca

se va sin ser palabra,

si tus manos se olvidan de volar

y se duermen..."



Es fragmento del Soneto 93 de Pablo Neftalí Neruda.
César Isella le escribió la música, es un placer la melodía.
Si Neftalí viviera, lo aplaudiría sonriente, como lo harían José Pedroni, Julio Cortázar...a quienes les canta sus poemas.
En realidad, César tiene un don especial para crear canciones. Por ejemplo en MADRE LUZ, de Pedroni, el tema comienza con unos arpegios que realmente parecen abrirse a la luz, con campanillas de cristal y mil sensaciones que provocan lo que la letra explaya.
Cuando canta "UN AMIGO, UNA FLOR, UNA ESTRELLA", es la alegría verdadera que nos trae cada noble amistad.¡Ni hablar cuando entra a "RESURRECCIÓN DE LA ALEGRÍA", "CANCIÓN DE LA TERNURA" O " TE RECUERDO AMANDA"!..´máximas obras que elevan a otra dimensión.Son su consagración.
AHI ESTA LA FIBRA DE CÉSAR. Y es allí donde roza las mías, toca el alma, porque acunamos idéntico sentir de nuestras infancias. Somos de la misma generación, de la misma década y siento que nos ha reunido el mismo cielo, las mismas costumbres y códigos de vida. Madrazas de aquéllas, divinas, que nos dieron sol en sus sonrisas y mimos,en cada caída, golpe, llanto, el bálsamo de sus besos en cada lágrima. El pan tibiecito que horneaban ellas mismas, con singular ternura. Los fideos con albahaca...buñuelitos sabatinos, con membrillo o batata. Panecillos de anís...Él lo trae todo en las canciones...¡cómo las gozo!

Nos une la" vida de la memoria "y César acaricia esos años. Su voz tan particular, en la que nos transmite la alegría, la tristeza, el llanto, sin necesidad de verlo, todo lo trasunta. Cada vez que lo escucho, agradezco a Dios porque supo a quién darle ese talento, Isella supo valorarlo.

¡Gracias César!, sigue volcando emociones para bien de nuestras almas, de nuestra mente y de nuestros corazones sedientos de palabras y música buena.

¡Cuidado!

Voy pisando las sombras

que otrora me persiguieron

y siento que, aunque me hirieron,

también de ellas aprendo.


Un hombre y una mujer

una promesa y mil besos,

dan sentido a la emoción

¡se van cumpliendo los sueños!


Pero siempre llega "alguien"

que es infeliz por lo nuestro.

Y olvida sus ilusiones

para romper con lo ajeno.


¡Cuidemos nuestros afectos

en hogares tibios, tiernos!

Vigilemos día y noche

¡que el demonio anda suelto!

Virginiana


Nací en Septiembre.

Mi desvelo son los frutos de la tierra.

Y de ella, siento el sostén,

el apoyo, la contención

en armonía.

Por la tierra siento la vida como torrente.

Por eso amo la lluvia

que me bendice en celestial coloquio.

Siento que llega

a la grieta sedienta

y augura pronta resurrección.

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.