domingo, 12 de julio de 2009

Soneto 93 - Pablo Neftalí Neruda



"...Si alguna vez tu pecho se detiene,

si algo de ja de andar

ardiendo por tus venas,
si tu voz en tu boca

se va sin ser palabra,

si tus manos se olvidan de volar

y se duermen..."



Es fragmento del Soneto 93 de Pablo Neftalí Neruda.
César Isella le escribió la música, es un placer la melodía.
Si Neftalí viviera, lo aplaudiría sonriente, como lo harían José Pedroni, Julio Cortázar...a quienes les canta sus poemas.
En realidad, César tiene un don especial para crear canciones. Por ejemplo en MADRE LUZ, de Pedroni, el tema comienza con unos arpegios que realmente parecen abrirse a la luz, con campanillas de cristal y mil sensaciones que provocan lo que la letra explaya.
Cuando canta "UN AMIGO, UNA FLOR, UNA ESTRELLA", es la alegría verdadera que nos trae cada noble amistad.¡Ni hablar cuando entra a "RESURRECCIÓN DE LA ALEGRÍA", "CANCIÓN DE LA TERNURA" O " TE RECUERDO AMANDA"!..´máximas obras que elevan a otra dimensión.Son su consagración.
AHI ESTA LA FIBRA DE CÉSAR. Y es allí donde roza las mías, toca el alma, porque acunamos idéntico sentir de nuestras infancias. Somos de la misma generación, de la misma década y siento que nos ha reunido el mismo cielo, las mismas costumbres y códigos de vida. Madrazas de aquéllas, divinas, que nos dieron sol en sus sonrisas y mimos,en cada caída, golpe, llanto, el bálsamo de sus besos en cada lágrima. El pan tibiecito que horneaban ellas mismas, con singular ternura. Los fideos con albahaca...buñuelitos sabatinos, con membrillo o batata. Panecillos de anís...Él lo trae todo en las canciones...¡cómo las gozo!

Nos une la" vida de la memoria "y César acaricia esos años. Su voz tan particular, en la que nos transmite la alegría, la tristeza, el llanto, sin necesidad de verlo, todo lo trasunta. Cada vez que lo escucho, agradezco a Dios porque supo a quién darle ese talento, Isella supo valorarlo.

¡Gracias César!, sigue volcando emociones para bien de nuestras almas, de nuestra mente y de nuestros corazones sedientos de palabras y música buena.

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.