domingo, 12 de julio de 2009

¿Ignorante y/o desagradecido?

Visitábamos una de las estacias

más imponentes de Santa Cruz.

La inmensa pradera se enorgullecía

de ser el marco verde, junto a las araucarias,

los abetos y alerces.

El reconocido lago, azul propotente

por el polvillo abrasivo del glacial,

donaba "placidez de lago en calma"

(como citara el poeta).

Nos acercamos a él por el muelle

de maderas pesadas, que sumaban belleza autóctona.

Dos hombres sobre una lancha,

nos ofrecieron dar un paseo. Todos el grupo aceptó con placer.

Uno de ellos, mapuche, nos contaba su alegría de vivir en ese edén: "...cada terrón de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada hoja reluciente de pino, cada playa arenosa, cada velo de neblina en la oscura selva, cada claro del bosque y cada insecto que zumba, son sagrados en las tradiciones y en la conciencia de los mapuches..."(1)

Al rato, se acerca al contingente el otro joven. Y cuando le preguntamos algo de su vida, respondió:

___¡Y sí...llevo una vida aburrida desde hace unos años en este desolado campo, vida desgraciada, no más..."


Sólo nos miramos... las palabras huelgan...


Elda Mazzelli


(1) Extraídas palabras de la famosa carta que dirigió el cacique Seattle al gobernador Washington Isaac Stevens en 1856, cuando éste último quiso comprarle tierras.

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.