martes, 16 de julio de 2013

Solidaridad

¡Es tan necesario el amor!
La solidaridad siempre es insuficiente
porque el mercado se encarga
de que la necesidad sea insaciable.
¡Sería bueno aprender a dominar nuestras " creídas" necesidades!
 
 

Una breve anécdota de la vida real

Mi madre quedó huérfana muy niña, sólo 6 añitos cumplía y en ese año, fallecían su madre y su padre.
Tengo como reliquia, toda la historia relatada por ella en una grabación. Contaba que después de tanta desdicha, ella y su hermanito, tres años mayor, quedaron al cuidado de su abuela materna: Celina.
Cuando comenzaron la secundaria, fueron puestos pupilos en colegios; en Santa Fe su hermano, en Rosario ella.
La directora (monja) de ese colegio se llamaba Hermana del Carmen. Eran años de transportes de a caballo, muchos kilómetros de esta ciudad natal en que habían nacido ambos, hasta llegar a las otras ciudades. Por lo que a ella, especialmente, pocas veces la buscaban sus fliares.- De modo que, las hermanitas del colegio, fueron su familia más cercana. Ella la sacaban a pasear los fines de semana, la invitaban a tomar un helado en el centro de la ciudad, las profesoras se sumaron a esa ternura y la invitaban a sus hogares, los días feriados, en que todas las otras pupilas eran retiradas del colegio por sus familiares.
Tanto amor le tomó a "su familia" provisoria, que cuando se recibió de maestra, les prometió no cortar ese lazo tan profundo y sentido de la amistad. Se escribían. Se hablaban telefónicamente algunas veces. Y cuando se enamoró de mi padre, la Hna del Carmen le dijo:
 ___¡Quiero conocer a mi yerno!
Tanto cariño le había tomado que la consideraba una verdadera HIJA.
Ella le prometió que así lo harían. Un día la invitaron a venir desde Rosario y la Madre del Carmen le trajo regalos muy lindos, porque se acercaba la fecha del casamiento.
Mi madrecita guardaba esos presentes como alhajas. Eran su referente de amor. De ese amor tan grande que recibió en sus tristes momentos de soledad y lejanía, de su verdadera familia.
Queda embarazada y promete a la SMA. VIRGEN DEL CARMEN, que si nace una niña llevará su nombre.
Así cumplió: nació mi hermana Mabel y se llamó Mabel del Carmen.
La Madre del Carmen al enterarse, le envió un ajuar para la beba, muy precioso, prendas tejidas y bordadas por ella y las otras hermanitas del colegio.
Mamá ha sido muy devota de la Virgen, fuimos siempre a la misa en su día, recibimos el escapulario.
HOY...HAGO EXTENSIVA EN MÍ ESA DEVOCIÓN.
¡TENGO MUCHA FE EN EL ESCAPULARIO!
¡SÉ LOS MILAGROS QUE EN DURAS BATALLAS O ACCIDENTES ELLA HA OFRENDADO A QUIENES LA AMAMOS!
¡MIL GRACIAS VIRGEN DEL CARMEN!

16 de Julio Conmemoración de la Sma.Virgen del Carmen


¡FELIZ DÍA A TODAS LAS "CÁRMENES"!
La santa Madre del Carmen nos brinda
su escudo, su protección, su armadura contra la adversidad:
EL SANTO ESCAPULARIO.
ESCÁPULO QUIERE DECIR, HOMBROS;
Y así se lo llama ELLA, al manto
que su congregación lleva sobre sus hombros
a modo de poncho.
Quien lo recibe, deja en las manos de la SMA. Virgen
su pertenencia a ella
para que nos moldee y para que consagremos
lo mejor de cada día nuestro, para crecer en la FE.
O sea que el escapulario es el símbolo de la CONSAGRACION A LA MADRE.
SAN PABLO, nos habla mucho de los combates de la vida
en que debemos confiarnos en ELLA,
protectora inefable, incondicional.
 "Carguen su yugo que es suave
y la carga es liviana..."
¡Revístanse de ELLA!
__decía Pío XII
Decidan su vida en la silenciosa y permanente petición
de SU PROTECCIÓN.
¡ELLA ESTÁ SIEMPRE!
"QUIEN LLEVE MI ESCAPULARIO AL DESPEDIRSE DE ESTE MUNDO
NO SUFRIRÁ EL FUEGO ENCARNIZADO DEL INFIERNO"
Su gran promesa.
¡GRACIAS MADRE!

 

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.