miércoles, 5 de agosto de 2009

Amistades que son ciertas...

Dicen...


que " la amistad es como la sangre,


acude a la herida sin que la llamen".


Con un verdadero amigo,


"el dolor compartido es menos dolor


y el gozo compartido se duplica".


En mi caso, tuve y tengo, de todo tipo.


Amistades de la primera infancia


que aún alimentan mi árbol


de emociones y alegría.


Amistades que "se dicen", pero


jamás lo fueron,


porque ni disfrutan con mis logros


ni me acompañan en mi llanto.


Amistades que nunca lo fueron y sí están


siempre, a mi lado,


con el hombro presto


donde poder apoyarme.


Amistades de treintena de años que,


cuando me separé de mi esposo,


dejaron de visitarme


y en la calle "no me ven"...


Y amistades enfermizas.


Las que sólo piensan en ellas mismas,


en su bien, en sus beneficios,


en ser acompañados y atendidos siempre,


como si mi amistad, en vez de ser tal,


fuera una servidumbre.


Son esas amistades esclavizantes, porque se percataron que no tenemos entraña para negarnos a la caridad y nos tomaron el tiempo.


Éstas, se ofuscan ante la presencia de otros amigos nuestros y miden diferencias y hasta suponen que debemos permitir que ordenen nuestras tareas " a su comodidad". Quieren adueñarse de nuestras vidas y no lo son de las propias. Son eternos dependientes, intolerables, sin la mínima voluntad de compensarnos con la misma solidaridad; si decimos lo que decimos"está mal", si hacemos nuestro gusto:"no pensás en los demás", ¡esclavitud del medioevo!


Insisten en que odiemos como ellos a sus enemigos, que quizás con nosotros son excelentes personas.


Sé que a los amigos debemos quererlos como son, pero si ellos no proceden igualmente con nosotros y nos escarnian delante de la gente,.....¿?


Esas amistades no son "absorbentes", son "astringentes". Nos van secando en todo sentido. Si les falta ropa, estamos "obligados" a regalarles la nuestra. Si vienen a visitarnos: ¿me invitás a comer?. Si estás feliz: ¿cómo podés reirte tanto!? qué fácil es la vida para vos...


Y si estamos mal: le agregan leña al fuego e incentivan a que hagas desastres con tu vida.Les encanta sufrir. Y quieren debilitarnos con llantos constantes y la cara de infelicidad eterna.Por eso nos vamos secando, porque jamás conseguimos alegrarlos un instante y terminamos más confundidos que ellos. Cuando son así, debemos alejarnos. Es el momento de poner límites y plantear la solución. ¡Lo hice hace poco!


Le dije:


___Si a vos te encanta estar así, a mí me enferma. Y no lo voy a permitir. Puedo venir a verte, ayudarte a salir del problema, acompañarte hasta que lo resuelvas, hacer todo lo que esté a mi alcance. ¡ Y verte salir airosa!. Pero vivir como vos, acariciando tus penas en un masoquismo inaudito, no lo soporto. Mi vida es distinta no porque todo me resulte fácil, sino porque pongo voluntad en no caer en la depresión, en la indiferencia y alargar los dramas como una agonía constante. No quiero ser tu enemiga, pero tampoco puedo ser tu amiga, dejar de saludar a los que a mí no me hicieron nada y adorar las angustias cada día. No puedo empantanarme en la vida, necesito dar pasos, aunque sean pequeños, pero caminar.


No quiero rumiar los problemas, cuando se fueron, adiós, los olvido.Necesito cambios, estar activa. La depresión no es mi consigna ni mi obsesión. Si me necesitás buscame, llamame alguna vez por teléfono ya que ni venís a mi casa. Te ofrecí mil soluciones, quise llevarte a un especialista y pagarte los gastos, pero nada aceptaste. Analizá qué es lo que te traba tanto. Conocé tu corazón, buscá lo que mejor convenga, te acompaño a lograrlo. "Siempre estoy si tenés voluntad de mejorar". ¡ Es todo lo que puedo darte!.




No fui más a su casa. Nunca me llamó, pero buscó otras amistades a las cuales les impone las mismas condiciones....¡basta para mí!. Este juego no me atrae.




No sé qué pensás, si querés, contame. Besito-

El duraznero de la vida.


La vida es amor, en celestial cadena.

Que eslabona tu trabajo cotidiano

desde el hálito vital que al alma hospeda

hasta el cálido abrazo del hermano.


Pero un día...¡corta biela!...lo sabemos.

Nos expele de sorpresa hacia el espacio.

no nos avisa, no deja estelas,

es más... ¡es cruel como un zarpazo!


Preparemos lentamente nuestra estrella

como se hace el ajuar en el noviazgo;

que reluce desde lejos, por blancura

y se disfruta día a día, paso a paso.


Como ofrece a quienes pasan por su lado

¡la belleza de sus flores, el durazno!

Brisa




Pasa la brisa y me deja

ansiedad de mar...

¡Relente sabio!

La brisa reclama descanso

"Quisiera esta tarde divina de octubre..."



"...Quisiera esta tarde divina de octubre,


pasear por la orilla lejana del mar..."




de Alfonsina Storni.






¡Y el mar la habitó...!


y en lerda injuria


ahogó todos sus sueños


porque ella


prefirió el holocausto


ante el clamor presagiado


de una muerte lenta.


Siempre guardaremos


su destino florecido.

Emulándote... Alfonsina



Te has ido, Alfonsina,


en la tarde de octubre.


Caminabas..."la orilla lejana del mar...


...y la arena de oro y las aguas verdes


y los cielos puros..." te vieron pasar.


"Con el paso lento y los ojos fríos


y la boca muda..."dejarte llevar.


Y fuiste"...romana, perfecta figura


te sentiste "...olvido perenne del mar"-


El mundo jamás olvidará tu esencia


ni Suiza el orgullo de verte nacer,


ni Mar del Plata la fiel complascencia


de ofrendar tu vida y tu dolor en él.




¡Hoy quedan tus versos!¡ Hoy vive tu imagen!


Y en Alfonso Dávila se te ve pasear...


mientras Luis Perlotti te dibuja en piedra


y la fresca brisa imita tu andar.


¡Te has ido, Alfonsina...


jamás, nunca, nadie, te podrá olvidar!

¡ Vida !

Desde el alba se presagia

en aromas de azahares

la vida que se abre pródiga

a la entrega solidaria.

Es casi una azucena...

en nívea gracia suprema

atrae, cautiva y perfuma,

a quien repara en su ejemplo:

¡tan perfecta, tan serena!

¡tanta humildad y belleza...!

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.