lunes, 13 de septiembre de 2010

Mi cumple...

 Desperté con uno de mis diez nietos adorados: Agustín, de tres años,  la dulzura misma.
Estuve acompañada por mis afectos, por esos seres que,
                                    
PERMANECEN A NUESTRO LADO, SIEMPRE.

¡Y lo mejor aún está por venir!
Por imponderables
que nadie jamás espera,
bajé de peso,
se nota bastante
a mi edad.
Pero no me importan las arrugas...
no quedan bien
antes estaba mejor, 
no obstante
una se siente en sincero bienestar.
Y al verme en el espejo pensé:
No sólo soy de carne y huesos,
tengo también alma.
Y ella está hidratada, fresca,
porque mi "mismidad",
mi esencia,
goza de AGUA VIVA.
ORO MIS DÍAS.
Se los entrego a MI REY,
y EL sabe cuidarme.
Una cumple años cada vez
que renueva
su vida
No importa si llueve o sale el sol,
si está nublado 
o la nevisca cubre el camino.
Mientras se intentan cambios,
mientras nos gane una sonrisa que brota
sin escrúpulos...
mientras son más los principios
que los finales,
el corazón crece, se activa,
está latente
y gratificado entre los afectos.
¡GRACIAS AL CIELO!

LUIS SALINAS...y su estilo...




Domingo...
ventosa primavera,
ráfagas que pasan
a silbos.
como filo de espada,

Es día de descanso
y mi sillón hamaca
se ofrece cómodo...

Un tema de Salinas
suena a dulzor de campo,
a hierba sana 
aire puro y sol-
Es un paseíto de Luis
por la cuarta octava de un piano
pero claro,
él en guitarra
y un tarareo de su voz, acompaña;
voz oculta,
como  sombra fresca
Suena a cabalgata por arenas y mar.
¡Suena a color caramelo!
¡Suena a Luis Salinas!
Con eso basta y sobra...

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.