jueves, 17 de octubre de 2013

¡FELIZ DIA MADRE DEL AMOR HERMOSO!





¡ES TAN HERMOSO TENER UNA MADRE QUE HASTA JESÚS QUISO LA SUYA!

Como aprendimos a comer con el tenedor

Aprendimos a rezar,  con la misma simpleza.

Y supe que MAMÁ MARÍA es el alma de mi alma, conmigo nacida.

Y que es ELLA el camino dorado para llegar más rápido a su hijo JESÚS.

Aprendí que la TRINIDAD ES UNA Y SE FUNDE Y SE CONFUNDE AL RITMO DE LA NECESIDAD

Y SE DIFUNDE EN LOS DONES DE CADA SER DIVINO:

PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO;

Que son la creación, la ofrenda y el amor igualmente poderosos y cautivantes.

Y aprendí

que la total entrega y el caminar constante

son el perpetuo socorro;

que el descanso celestial y la oración oblativa

dan llama al fuego permanente cirio

que ampara al SANTÍSIMO.

¡MADRE DEL DIVINO AMOR, ENSÉÑANOS A IMITAR TUS VIRTUDES,

A CAMINAR LENTA CON EL SALVADOR EN LAS ENTRAÑAS, PARA DARLO A LUZ EN EL LUGAR

QUE SEA MÁS NECESITADO.

ENSÉÑANOS A PERDONAR EL IMPROPERIO, LA DESCONFIANZA, LA MENTIRA, LAS BURLAS… A

SOPORTAR EL DOLOR CON LA ESPERANZA DEL REENCUENTRO.

Y SEGUIR CAMINANDO AL LADO DE NUESTROS HIJOS, PARA QUE CADA VEZ QUE SUS OJOS NOS

BUSQUEN, SE ENCUENTREN CON LOS NUESTROS, ASEGURÁNDOLES NUESTRA COMPAÑÍA.

Y COMO A JESÚS, EN CADA CAÍDA, LATA EN SUS OÍDOS, ESE :

“¡ACÁ ESTOY HIJO, LEVÁNTATE Y CAMINA!”

¡GRACIAS MADRECITA Y ALABADA POR TODOS SEAS HOY Y SIEMPRE!

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.