jueves, 16 de julio de 2009

Agua santa



Cada mañana, corre las tres cuadras


que separan su casa del mar.


Y en él, goza, empapa primero


sus manecitas en el agua,


luego su cara, sus cabellos


y así termina, íntegramente mojado.


Entonces da gritos de alegría,saltos,


y danza hasta caer exhausto


en la arena, donde se revuelca


mientras su carcajada se escucha


desde lejos. Es casi un rito.


Le gusta andar por las calles


buscando charcos


y cuando los encuentra,


flexiona sus piernitas, se mira reflejado


en ese pequeño espejo


y le brota la sonrisa más tierna.


En su casa,cuando toma agua


queda estupefacto mirando


el fondo de la copa, como buscando quién sabe qué misterio.


La lluvia le encanta. Aunque haga frío sale a la calle y baila hasta cansarse.


Luego, corre a bañarse y queda bajo la duche largo rato, lo que le cuesta serias reprimendas. Se abriga y acurruca en el sofé, en postura pueril.


A veces, hasta de su llanto bebe las lágrimas. Las deja deslizar por sus mejillas y se las toma, en gesto compulsivo, como si comiera chocolate, lo que provoca risas en la familia.


Es que Lucianito fue "REGALADO" al nacer.


Sintió la desgarradora separación de su madre. Desde entonces, desea volver a la tibieza única del "agua de la vida". También desde entonces, vive muriendo en cada despedida.


¡Doloroso despojo. Cuajado amor!

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.