sábado, 11 de julio de 2009

El SANTISIMO EXPUESTO





DOS VELAS : DOS ALMAS




Si entras al templo


te impregna lo místico.


Respira tu alma


y el pecho se inflama.


La ELOCUENCIA TACITA


vital se derrama.


Dos velas iguales


custodian al MAXIMO.




Una, quieta, inmóvil


en su cresta ígnea,


sugiere y bien sabe


cumplir su liturgia.


Solícita exhorta


al dulce silencio;


en fina postura


y en noble respeto


la oración desnuda.




La otra,


titilante,


mece su penuria


confiesa calumnia,


expone su duda.


Confundió el camino,


llora su amargura.




UNA, toda gloria.


La OTRA, toda angustia.




¡JESUS SE CONMUEVE


CON IGUAL VEHEMENCIA!




A las dos convoca


para igual ventura.


A una la elogia,


a la otra ayuda.




¡A LAS DOS ABRAZA


CON IGUAL TERNURA!




¡No dudes, Hermano!


Mi Jesús te espera...


Nos espera a todos


compartir SU mesa.


Sabe las historias,


conoce los miedos,


EL también los tuvo.


Oye la blasfemia


y ofrece su cielo.


Calma al delirante.


Corrige al malvado


Abraza a quien mengua.


Rebaja al soberbio.


Al humilde premia.


Al maligno quita


su antifaz de bueno.


Al vicioso cambia


su suprema droga.


¡El nos llama siempre...!


y jamás lo escuchas.


¡Ni te persignaste, ayer, al pasar!


¡Vení, saludalo!


Desnudá tu alma.


Y serás salvado.


El es tu sustento.


Tu sol y tu gloria.


El es tu trabajo.


EL, NUESTRO ALIMENTO.


¡NOS ANDA BUSCANDO!


SE SIENTE TAN SOLO...


¿QUÉ ESTÁS ESPERANDO?


por favor te pido:


¡no pases de largo!


¡ESTA EXPUESTO EL MAXIMO!


Si oras un rato


te irás arrobado.


Volverás muy pronto,


¡querrás abrazarlo!


No importa quien eres.


Ni qué vela seas.


¡EL NOS AMA A TODOS!


Sólo necesita


ser acompañado,


no lo dejes solo...


no pases de largo,


nos está esperando.


¡EXTIENDE SU MANO...


¡¿PODES IGNORARLO?!






ELDA MAZZELLI.-


No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.