sábado, 19 de septiembre de 2009

¡Cuánto bueno y lindo
podemos practicar hoy, sábado!

Reconocer errores...
Pedir disculpas.
Implementar cambios.
Distendernos.
Con un sostenido y lento soplido,
expulsar todo lo negativo de la semana.
Aspirar profundamente,
para colmar de oxígeno los pulmones.
Agradecer.
Escuchar música, solos o acompañados,
disfrutarla, gozarla en plenitud.
Recordar gentilezas y aplicarlas:
¡Buenas!- Siéntese, por favor.
¿Gusta tomar algo?
¿Puedes traer...? ¡Gracias!
¡Perdón!
¡Te quiero!


Dice una canción de mi preferido César Isella:

Desde el amor...todo regresa,
como los pájaros y el alba.
El que nace a la ternura
vence a la muerte cotidiana,
abre las puertas a la vida
y lleva a un niño en la mirada...


Ese tema se titula "Resurrección de la ternura"
¡Excelente ingenio de un grande!
Toca las fibras más íntimas del alma...ésas a las que sólo llega lo sublime...¿vieron?
Te dejo todas esas maravillas y una más, es de Ernesto Sábato, pensala...:
"A la vida, le basta una grieta para renacer..."
¿Gustó?
Besitos-


No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.