jueves, 17 de septiembre de 2009

La CREACION de cada día.


¡Deslumbrante en su propio manar!

El universo vive del AMOR, es su imán.

La hierba lacia, medusa verde y suave,

bailotea con la brisa.

El mar inmodesto en su elipse,

oculta lo intrascendente cotidiano,

y se muestra en suavidad inexorable,

cuando agotado se extiende

como mantel victoriano.

Sobre la playa dialoga

en el rugir de caracoles

¡mares contenidos en sus espirales nácar!

Cae el sol, verticalísimo,

en cintas de celofán.

El corazón,

cumbre abismada de inquietud secreta,

mantiene en órbita, con su hálito,

el vuelo ágil de gaviotas,

columpiadas al viento

como sombra que mece

su loable figura..

Y el emigrante de rutas palpita

el latido de la excelencia

cósmica y terrena a la vez.

Una bandera dialoga

con la Patria que representa,

flamea jubilosa

anuncia su territorio y preserva sus límites,

muy cerca de Dios.

EL,

en cada rocío de la mañana,

nos bendice,

cambia al cóndor por la paloma,

cambia la muerte por resurrección,

cambia el odio por mano solidaria,

en próspera armonía.

¡Y de nuevo se descuelga el mundo

en hilos de AMOR ASISTIDO!

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.