jueves, 5 de mayo de 2011

Nuestro corazón duro...

...hiere mucho más a Cristo, que la cólera de los malvados..." dice Ignacio de Larrañaga.
El buen humor es fruto de la ternura; en cambio la burla, el sarcasmo, son resultado de la agresividad.
Herir a otros con palabras o gestos, con modales groseros y bruscos, es propio de quienes fomentan en sí, sentimientos de impotencia, de baja estima, de culpa. Los puede la maldad, porque se sienten NADA.
Ayer escuché una entrevista que un periodista hizo a un hombre privado de la libertad. Y él lo manifestaba tal cual. Decía que se había ido de su casa de muy pequeño, porque sus padres discutían mucho y jamás volvió y que ahora, por su conducta, detrás de las rejas, sólo sentía que toda la culpa de sus procederes, era de él mismo. Del corazón vacío de cariño. Entonces el periodista le interrogó cuál es su sueño, qué quisiera que le pasara un día.- Y respondió:
___Verla venir a mi madre a mi encuentro y que me abrazara muy fuerte, por todos los abrazos que no nos dimos, creo que con eso me recupero y empiezo a tener por quién ser mejor.
El joven periodista le sugirió soñar eso con Jesús, le dijo que JESÚS  siempre desea lo mismo, SER ABRAZADO POR NOSOTROS, que Ël siemre nos está esperando, como él espera a su madre.
___Primero reconciliate con el Señor y Él promoverá ese encuentro con tu madre ¡ni lo dudes! ___"SIN MÍ NADA PODÉIS HACER"...
Descansemos muestra cabeza en las rodillas del Señor, Él  jamás dejará que se seque en nosotros la vertiente del agua viva, esas aguas con las que el corazón se dilata y ensancha, hasta contagiar amor a todo quien nos rodea.
Porque el buen corazón sólo se mueve con AMOR.-

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.