lunes, 18 de febrero de 2013

Segundo domingo de cuaresma: LA TRANSFIGURACIÓN DE JESUS



 Cuarenta días antes de ser entregado a una muerte  ignominiosa por nuestros pecados, el Señor reveló a tres de sus discípulos la gloria de su divinidad. "Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacob y a Juan su hermano, y los llevó hasta en un monte alto y se transfiguró delante de ellos, y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz "(Mateo 17:1-2). Este fue el evento al que se refería el Señor cuando dijo: "Hay algunos que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto al Hijo del hombre viniendo en su reino" (Mat. 16:28). De esta manera la fe de los discípulos se fortaleció y se preparó para la prueba de la pasión que se acerca de nuestro Señor y de la muerte, y fueron capaces de ver en ella el sufrimiento humano no simple, pero la pasión enteramente voluntaria del Hijo de Dios. vio a los discípulos también Moisés y Elías, hablando con nuestro Señor, y por lo tanto se entiende que él mismo no estaba Elías u otro de los profetas, como algunos pensaban, sino alguien mucho mayor: Aquel que podía recurrir a la ley y los profetas para ser sus testigos, ya que Él era el cumplimiento de ambos. Las tres parábolas de la preocupación de la fiesta de la aparición de Dios a Moisés y Elías en el Monte Sinaí, y de hecho es conveniente que los más grandes que Dios videntes del Antiguo Testamento deben estar presentes en la glorificación del Señor en su Nuevo Testamento, al ver por primera vez su humanidad, incluso cuando los discípulos estaban viendo por primera vez su Divinidad. La Transfiguración, contados por la Iglesia como uno de los "Doce Grandes Fiestas", tuvo un lugar importante en la Iglesia calendario ya en el siglo IV, como las homilías y sermones de esos grandes Padres como San Juan Crisóstomo, San Efrén el Sirio, y San Cirilo de Alejandría fe, sus orígenes se remontan a los primeros siglos del cristianismo. En el siglo IV también, Saint Helena erigió una iglesia en el Monte Tabor, el sitio tradicional de la Transfiguración, dedicado a la Fiesta. Aunque el evento se celebra en la fiesta tuvo lugar en el mes de febrero, cuarenta días antes de la crucifixión, la fiesta se trasladó a principios de agosto por su gloria y la alegría no podía ser oportunamente celebrado en medio de la tristeza y el arrepentimiento de la Gran Cuaresma. El sexto día del mes de agosto fue elegido como cuarenta días antes de la Fiesta de la Exaltación de la Cruz (14 de septiembre), cuando la pasión de Cristo se vuelve a recordar. teología ortodoxa ve en la Transfiguración una pre.figuración de la resurrección de nuestro Señor y viene el segundo, y más que esto - ya que todos los eventos del calendario de la Iglesia tiene una aplicación a la vida espiritual individual - del estado transformado en el cual los cristianos deben aparecer al final del mundo, y en cierta medida incluso antes. En los prolegómenos de la gloria futura que se celebra en esta fiesta, la Iglesia Santo consuela a sus hijos, mostrándoles que después de las penas temporales y privaciones con que se llena esta vida terrenal, la gloria de la bienaventuranza eterna brillará, y en él, incluso el cuerpo de los justos participarán. Es una piadosa costumbre ortodoxa para ofrecer frutas para ser bendecidos en esta fiesta, y esta ofrenda de acción de gracias a Dios contiene un signo espiritual, también. Al igual que las frutas maduran y se transforman bajo la acción del sol de verano, por lo que es el hombre llamado a una transfiguración espiritual a través de la luz de la Palabra de Dios por medio de los sacramentos. Algunos santos, (por ejemplo - San Serafín de Sarov), bajo la acción de la gracia vivificante, han brillado corporal delante de los hombres, incluso en la vida con esta misma Luz increada de la gloria de Dios, y esa es otra señal para nosotros de las alturas para que nosotros, como cristianos, estamos llamados y el estado que nos espera - para ser transformados a la imagen de Aquel que fue transfigurado en el monte Tabor.

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.