martes, 14 de julio de 2009

Mis azucenas




Las llamo " mis azucenas"


porque son puras y bellas.


Apenas entro a mi casa


las veo, ellas me esperan.


Son esos dulces afectos


que no dejaré partir


porque siempre acompañaron


en las luchas del vivir.


La frutera de mi Madre


de lejanos años tiernos.


El cuadro que mi hijo Diego


comprara de muy pequeño,


con algunas moneditas


que ahorrara con recelo.


La TRINIDAD TALLADA


por un ebanista ¡MAESTRO!:


¡Juan Carlos, todo un talento!


que puesto de manifiesto


despierta puro misterio.


Los libros que, con ingenio,


elige siempre Fabián,


de algún autor eminente


que declama su verdad.


Un mueble que oculta todo,


lo que sobra en el hogar,


es un regalo que Ivonne


me acercó de su bazar.


El dressoir de pie dorado


regalo de mis amigas,


fue mi sueño anhelado,


es la amistad siempre viva.


La mesita y mi Olivetti


que cuido como diadema


porque de ella,


mi poema


brota como buen relente


cuando me inspira incipiente


el alma en Gracia Suprema.


Una cajita de música


con cadena y medallón


que al cumplir mis quince años


me obsequiara "mi amor".


Mi Cristo Roto que amo


con toda mi devoción:


EL siempre me da SU mano


y consuela al corazón.




Es así...


ellos siempre me esperan.


Son como bella canción.


Son puros y son fragancia


¡jamás les diré adiós!

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.