martes, 14 de julio de 2009

La boda gitana

La boda gitana, la boda calé es algo original.

Coche de paseo tirado por caballos,

llevan a los novios a la fiesta en la playa.

Barcazas con gente, flores, frutas

rondan a orillas del mar.

Las mesas preparadas para el banquete

lucen mil colores.

Fuentes con sandías, melones kiwis, cítricos.

La música la interpretan flautas,

tamborcitos,

guitarras flamencas, xilofones.

Al novio no debe faltarle

el pañuelo blanco de seda.

A la novia, la virginidad pre-nupcial.

Lluvia de almendras confitadas

sobre los novios.(dicen que las almendras

son signo de fecundidad, que con sólo ponerlas

en el regazo de la mujer casada,

la hace concebir).




Bajo el almendro

ella siempre se sentaba.

y los niños jugaban

ante su vigilante mirada.

Su esbeltez se dibujaba

entre sombras y sol.

Chicas como nueces

aparecían las embarcaciones

"El" desde el horizonte grana y bronce

pensaba sólo en su ternura.

Ella, entonces trenzaba sus cabellos,

ensayaba su mejor sonrisa,

y corría mar adentro.

Lo asistía

cuando bajaba las redes

cargadas de peces.

Sobre el tablón los limpiaban

y en cómplices miradas

se invitaban al amor.

Era lo cotidiano.

eran felices.

Las almendras

rubricaban su labor.



No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.