martes, 4 de agosto de 2009

Soy un niño de la calle

Voy caminando las calles

con unos borcegos graaaandes...

voy aventando el dolor,

mi llanto inconsolable.

Sueño con un mundo nuevo

sin comidas frugales,

con estudio, techo, salud,

condimentos esenciales.

Un mundo DIGNO DE SER,

ante las perplejidades

de tantos sueños que acosan

con realidades virtuales.


Voy caminando las calles,

con unos borcegos graaaandes...

y es muy larga mi mirada

y son muy dulces las hadas

que en algún rincón de pórtico,

mi pensamiento hilvana.

La vida mejor se vive en casa,

con familiares,amigos

y otros afectos que hacen

en el alma un gran baile,

de alegría y de pureza,

de honestidad insaciable.

La honestidad que alienta

a regocijar AL PADRE.


Voy caminando las calles

con unos borcegos graaandes...

me queda grande el pulóver

y es muy larga mi bufanda,

también son grandes los sueños,

como siempre mis agallas,

por transitar en silencio

esta vida fracasada.


Voy caminando las calles

con unos borcegos graaandes...

voy besando en mi mente

a mi madre y a mi padre,

voy soñando una sopa,

voy ansiando quedarme...

¡para esas cosas del alma,

jamás, jamás es tarde!
Para todos los niños del mundo:
¡FELICES DIAS, NIÑO!

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.