sábado, 11 de julio de 2009

¡¡HOLA, NIÑO QUERIDO!









¿Puedo conversar un ratito contigo?...



quiero contarte un cuento.






Había una vez...



una ciudad pequeña, habitada



por personas humildes, buenas,



trabajadoras.



La llamaban "la ciudad de las



bicicletas", porque sus calles eran



recorridas habitualmente,



por cantidad de ellas.



Tenía una plaza muy hermosa,



con variedad de árboles ostentosos



y flores de los más diversos colores.



Había parques, escuelas, iglesias



y clubes.



¡Parecía sacada de un cuento de hadas!



Los señores trabajaban en el campo,



en comercios, industrias o en



sus casas.



Las señoras se ocupaban del hogar,



de las costuras, tejidos,



mantenían los jardines floridos,



las huertas productivas, hacían los dulces,



la manteca, la crema, los panes,



muchas tortas, frutas en almíbar,



jugos de cítricos que guardaban



en botellas lacradas, licores...



Todo lo hacían con esmero y cariño.



Los niños se reunían en algún baldío,



jugaban a las bolitas, a la pelota,



hacían carreras de embolsados



o caminaban sobre zancos,



o andaban sobre patines y patinetas.



También confeccionaban ellos mismos



sus barriletes, que luego remontaban



los días de viento de otoño y primavera.



Después de las copiosas lluvias,



en las calles inundadas



botaban barquitos de papel.



Las niñas hacían de mamitas o maestras.



Jugaban con las muñecas,



atrapaban mariposas, chicharras



y bichitos de luz que guardaban en frascos para verlos a la noche.



Confeccionaban vestiditos para sus muñecas, collares y pulseras de flores



y pegaban los pétalos de malvones en sus uñas, como perfectas manicuras.



Los parques estaban siempre rebosantes de niños de todas las edades y barrios.



Padres serenos y felices tomaban mates, sentados en los bancos de las plazas.



Hoy la ciudad es distinta. Aunque sigue siendo tan bella...



Sólo los domingos y feriados uno puede gozar de ese escenario.



Las niñas ya no hacen collares y pulseras de florcitas.



Los niños ya no corren detrás de una pelota o en carrera de embolsados.



Los padres no tiene tiempo de sentarse a conversar en un banco de la plaza.



Y esto no sucede solamente en esta ciudad, sino en todas partes del planeta.



La situación económica cambió, como cambió esa vida que era tan rica de emociones. Y eso hizo que muchos niños pequeños, tengan que estar en una esquina , a pleno sol o lluvia, viento, frío, vendiendo diarios, revistas o golosinas. O mendigando alguna comida para ayudar a sus padres, porque un sueldo no alcanza para vivir.



¡ En un país tan rico y extenso como la Argentina..., es una ironía!






Pero...¿sabes?...igual eres un niño. Y sientes deseos de jugar, de andar sobre patines o correr remontando un barrilete.



Yo te convoco a olvidarte un poquitín de tus obligaciones de adulto.



A no pensar en las computadoras y juegos torpes que ves en los televisores.



Te invito a disfrutar, aunque sea por unos minutos, de tu niñez al aire libre.



A aprender que la felicidad no está en realizar un viaje lejos, ni en las cosas materiales, sino DENTRO DE TI.



A saber que esa felicidad está en la alegría, el perdón, la verdad, la libertad, la mansedumbre, el compartir; que está en la amistad con todos. Que dando AMOR, te harás rico, porque amor recibes. Que consolar, consuela, que ayudar ayuda a recorrer acompañado el mejor sendero, sin olvidar jamás que, como dijo un sabio:






"...MENTIRAN TODOS LOS HOMBRES QUE TE PROPONGAN UN IDEAL DISTINTO AL DEL PADRE DEL CIELO..."






El sol espera en las calles para entibiar almitas jugando.



El aire puro renovará tu cuerpo y formará anticuerpos, te sentirás mejor.



Las sonrisas compartidas con amigos llenarán de paz tu corazón.



Y podrás comprender, que no es necesario ser rico para ser feliz.






La ciudad de antaño, tan linda como siempre o más, seguirá cambiando para beneficio de todos; pero te pido que no te encierres entre cuatro paredes todo el día, mientras brilla el sol.






RECUÉRDALO: EN LA VIDA HAY TIEMPO PARA TODAS LAS COSAS.



POR ESO NO DESAPROVECHES ESTA HERMOSA EDAD QUE TIENES.






¡MUY FELICES DIAS DE NIÑO!









ELDA MAZZELLI
























No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.