sábado, 15 de agosto de 2009

Asombro


Nos vimos...

Y te envolviste en mi ternura

como quien ajusta el echarpe

a su cuello,

para sentir su calidez.

Sentí que era

como un plato de sopa

que llegaba a tu vida,

después de haberte saciado

con manjares finos.

O quizás,

la última hoja de un block

de cartas de amor,

sobre la que cuesta deslizar la pluma

porque ya todo se ha escrito.

¿Una escoria en tus retinas?

¿migajas sobre un mantel?

A primera instancia

todo eso creí.

Pero un misterio diáfano

fue abriendo caminos.

Perplejidades.

Como una canción que se va y vuelve

al ritmo de la brisa.

Imprimías indelebles tatuajes

a mi corazón, cada atardecer,

con mayor fuerza.

Moldeabas sutilmente a un hombre nuevo.

Ductilidad en el trato.

Actitudes nobles regodeaban

tu autoestima.

Crecías manso y cariñoso.

Nos completamos en lo alegre

como en lo padecido.

Colmaste de cariño

todos los rincones de mi casa.

¡Fue un milagro!

Así dijiste:

¡Recién conozco el verdadero amor!

No hay comentarios:

JORGE LUIS BORGES

"...No hay un solo día que no estemos un instante en el paraíso, porque siempre hay algo o alguien, que, con su sola presencia, aliviana la pesadumbre de vivir..."































































































































De Alfonsina...

"...Hielo y más hielo recogí en la vida.
Yo necesito un sol que me disuelva..."

Pobrecita, no reconoció el fuego
del Espíritu, que la habitó siempre,
en su raciocinio, en su fortaleza,
en su ciencia...
¡QUIÉN si no ÉL!







¡Bienvenidos!

De una canción de Baglietto, que hace magistralmente junto al incomparable Lito Vitale, llamada "Y no olvides que un día, tú fuiste sol", me encantó rescatar algunos de sus versos...son maravillosos...

"No dejes de asombrarte
ante un nuevo nacimiento de tu jardín...
no escondas ni la pena ni el dolor...
no saltes en pedazos,
no entregues tu diamante,
no permitas que se pierda tu cosecha...
¡busca la raiz!
Baja hasta tus valles
que éste es tu país,
donde están tus riendas,
tu espuma, tu verdad...
...donde naufragaste, haz crecer mil rosas..."

Lindo, como consigna de una mañana, ¿verdad?

Se ha producido un error en este gadget.